La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

15 de diciembre de 2013

Photoshop Maravilloso: Nuevo Diseño para el Blog

Más o menos así es el cambio radical del diseño del blog
Si acabas de llegar no tendrás ni la menor idea de lo que hablo. Pero si ya has perdido tu tiempo por estos lados, te será evidente el cambio radical del diseño del blog. Y es que estaba pensando, si tanta gente se embellece a sí misma utilizando Photoshop, ¿Por qué no puedo hacer lo mismo con mi blog?

Así, después de darle tantas vueltas en la cabeza, y de recibir algunos comentarios de lectores que afirmaban que se les complica la lectura de letras blancas en fondo oscuro, he decido abandonar el tradicional negro de fondo. He optado por algo mucho más simplista. Además de haber modificado las fuentes del logo, ya no será en formato gif y no mostrará animaciones ni frases. Para mi desgracia ya no tengo mucho tiempo ni ánimos para andar cada cierto tiempo metido en Photoshop (Me gusta hacer diseño gráfico, pero no soy diseñador gráfico).

Como he dicho en otras ocasiones (aquí), el "mono malévolo" se quedará por siempre. Ya no es, sin embargo, un dedo acusador, sino mostrando el símbolo más característico de este blog. En un momento de genialidad (modestia aparte), me gustaba la idea de encerrar el blog en un alambre de púas y mostrar una imagen rompiendo dicho alambre. En el anterior diseño confieso que le había dado prioridad a los widgets laterales, en cambio en este le doy prioridad al contenido. Contenido que espero ir subiendo más seguido.

Espero que les guste el nuevo diseño. Y si no le gusta, ni modo, al cabo que ni quería que te agradara... jum...

3 de diciembre de 2013

La regla hace la trampa

Existe la creencia generalizada de que las normas y prohibiciones generan orden, y puede que sea cierto, ya que en la dictaduras existe mucho "orden". Pero, por otro lado, también es el origen del caos.

Pero todo se entiende mejor con un ejemplo: Cuando estaba en el bachillerato, nosotros veíamos clases de computación. Una de las cosas que nos gustaba era jugar en la PC con los compañeros en las horas del receso, pero para instalar los juegos era necesario una contraseña, y la profesora no deseaba compartirla con nosotros, lo cual es muy triste, porque eran juegos educativos, de esos donde tienes que calcular el tiempo y la distancia precisa para hacer explotar la cabeza del otro con un lanzamisiles. Mejor que una clase de física. En fin, algo que hice en ese momento fue conseguirme un programa llamado "keylogger". ¿Qué demonios es un keylogger? Esto es un programa que registra todo lo que una persona escribe en el teclado: correos, chats, contraseñas, absolutamente todo. Así, esperé a que en algún momento la profesora introduciese la contraseña y eso fue todo. La diversión no duró tanto, porque me metí en problemas una vez me descubrieron. Y desde ese entonces, no he vuelto a hacer nada malo... y no hay nadie que tenga evidencia de lo contrario.

Mi lección de ese día no fue que no debí haber hecho eso, sino que debí haberlo ocultado mejor. Me gustaban los videojuegos (y todavía me gustan) y, sobre todo, jugarlo con los amigos, así que siempre lo habría hecho. Lo mismo se puede aplicar a otras situaciones. El ladrón y el asesino siempre piensan que se saldrán con la suya, y no importa cuantas décadas le aumenten a la condena o si implementan la pena de muerte, él siempre lo hará por esa sencilla razón.

Ahí reside el fracaso de las leyes y normas. Ellas existen desde hace miles y miles de años, y todavía seguimos creyendo en que funcionan. Y es que ellas tan sólo atacan el problema a posteriori, pero no a priori. No se ataca la raíz del problema, sino sus ramas, por lo que nunca dejan de aparecer. Se está empecinado que los problemas se solucionan mediante la violencia o la amenaza (policía y la ley), y se deja de lado o de plan B el diálogo, la lucha contra la desigualdad, la educación, etc.

Como dato curioso, hace algunas semanas, en Islandia, hubo un escándalo a razón de que unos policías mataron a un criminal. Nunca había pasado nada así en la isla, donde la mayor parte de los policías ni siquiera usan armas. Y es que en esa isla está la menor tasa de violencia en el mundo, y esto no es gracias a la fuerza policial desarmada, ni gracias a la cultura pacífica de los descendientes de vikingos, se debe a que Islandia es muy corta la brecha entre ricos y pobres. Es un país compuesto mayormente por clase media.

A mi que me acusan de utópico, debo decir que pensar que todo se solucionará a través de la ley y la fuerza es también una utopía.

11 de noviembre de 2013

Revolución Bolivariana y Electrodoméstica


Érase una vez una izquierda que rechazaba el consumismo y promovía la idea aquella de uno no es lo que tiene. Ahora, no existe el «buen vivir» sin un microondas y se presume que todo lo barato es "revolucionario". De ese modo, Amazon y Wallmart deben ser las cosas más revolucionarias del mundo.

Muy recientemente, el gobierno venezolano ha tomado la medida de tomar diversos establecimientos comerciales, sobre todo de línea blanca, que -desde mi óptica- sin dudas especulaban brutalmente con los precios. Pero eso no es el asunto de hoy, sino la contradicción entre lo que se predica y la práctica.

Sí, ya se, no es para nada fácil vivir según lo que se cree, pero hay descaros de los descaros. En lugar de promover una sociedad menos consumista (y por ende, menos capitalista), se incentiva. Y es que, así como ellos creen que son los capitalistas quienes aumentan los precios para aumentar sus beneficios, también existe la práctica contraria, que es el ofrecer productos baratos con el fin de ser más competitivos, vencer a la competencia y aumentar las ganancias. Y así es como hay poca diferencia entre un Abasto Bicentenario (red de automercados gubernamentales) y un Wallmart.

El marxismo-socialista y el liberalismo, a pesar de todas sus diferencias, tienen una base ideológica muy materialista, ya que al final de sus discursos de libertad e igualdad, lo que importa es la superación material de pobre a rico. Esto, por supuesto, no quiere decir que superar la pobreza no sea importante, ni tampoco nos vamos a poner cristianos y decir que sólo nos importa el mundo espiritual. Sin embargo, dentro de las prioridades que debe tener un revolucionario, no debería estar la venta monopólica de electrodomésticos y otros bienes que, de paso, no son de primera necesidad. No pongo en duda que muchos esos productos saqueados en el Daka de Valencia vayan a paliar una necesidad, sin embargo, también muchos otros no van con la misma intención, incluyendo el lucro. ¿Dónde está revolución?

El gobierno sabe que la situación económica actual es caldo de cultivo de protestas y desestabilización política. Ya no hay un Chávez que calme las aguas. Así, todo apunta a que debe haber una acción del gobierno que evite este problema y mantenga a la población contenta. O como dice el dicho romano: "Pan y circo".

Debe ser una cosa horrible ser de izquierda y estar en el gobierno, ya que andas todo el tiempo con miedo a la "desestabilización". Por eso los revolucionarios no debemos estar nunca en el poder, porque siempre debemos ser los desestabilizadores.

Vida en el Salar


No sé que fuimos, ni que seremos,
quizás una lectura entre líneas
o un verso jamás escrito.

Una historia entre otras, 
como una gota en el mar;
o un concierto de lluvia,
que trajo algo de vida en el salar.

A ellas les escribo, 
a mis memorias;
a esos recuerdos
que ya no tengo.

Quizás un anhelo,
de una vaga historia,
como un tropiezo
que mi mente añora.

No sé que fuimos, ni que seremos,
porque no alcanza ni el espacio ni el tiempo...
Pero sé que somos, y que queremos,
un verso que quiere ser escrito.


4 de noviembre de 2013

Venezuela, burlas y la religión endógena


Maduro a veces nos regala tantas oportunidades de hacer chistes que uno no sabe ni por donde empezar. La última son las apariciones milagrosas del comandante intergaláctico.

Los poderes de los dioses funcionan de maneras misteriosas, y Chávez no es la excepción. Por alguna razón los poderes divinos van decreciendo: un día crean el universo y las misiones sociales, y al día siguiente hacen milagros pequeños, como aparecer en tostadas de pan o en túneles del metro.

Hubiese sido más útil para la revolución bolivariana que el comandante omnipotente se apareciese en las calles como la Sayona, matando a todos esos oligarcas-golpistas-imperialistas que rondan por ahí, y hacerlos arder en el infierno que tiene allá abajo Bush, digo, er Diablo. De hecho, en lugar de un pajarito, yo me habría aparecido ante Maduro como Mufasa ante Simba (como una enorme y agraciada nube), pero bueno... cada quien hace sus apariciones fantasmales como mejor le plazca.

Hay una razón por la que Marx dijo que la religión es el opio de los pueblos, y es que el lenguaje mágico-religioso siempre ha sido una de las herramientas de manipulación de los poderosos, en detrimento del razonamiento lógico y crítico de la persona de a pie: Una persona ignorante, es fácil de manipular.

¿Eso es lo que se está buscando con todas estas ridiculeces? Al principio pensé que sí, pero viéndolo de nuevo, no es solamente eso. El uso de este lenguaje no ha beneficiado directamente la legitimidad del Presidente Maduro, más bien ha provocado hasta pequeñas burlas desde las propias filas del chavismo. Sin embargo, contradictoriamente, son las ofensas de los opositores las que progresivamente legitiman al presidente, al menos dentro de las bases del chavismo. El hecho de denigrarlo por su antigua profesión de chofer, de obrero, de sindicalista, de llamarlo bruto, ignorante y entre otros adjetivos, provoca más cohesión en el chavismo: les da la certeza de que una gente como "ellos" no pueden ser amigos de "nosotros". Maduro no es bruto, ni tampoco su gente, y han sido muy buenos para provocar una reacción que desean. Maduro le busca la lengua a la oposición, y ellos sin pensarlo muerden el anzuelo y se deslegitiman aún más ante las bases chavistas.

Sin embargo, no pongo en duda que muchos crean en el mito de Chávez. Pero ya el abuso de este lenguaje mágico-religioso demuestra que existe una estrategia subyacente: Lo hace descaradamente a propósito y a sabiendas de las inevitables burlas. Ante casi todo lo que hace el gobierno la oposición responde que eso una "cortina de humo", lo cual suele ser muy simplista, pero tampoco lo hace menos cierto: es más fácil hacer aparecer a Chávez en una piedra que hacer aparecer harina de maíz.

Patriotas y patriotos, ¡Congratúlense en esta nueva religión endógena!... Mis amistades ateas y racionalistas, ¡No hay salvación!

26 de octubre de 2013

Gasolina barata: ¿Subsidio a los ricos?


Algo que suelen tomar como ejemplo en el extranjero para alabar la "Revolución" bolivariana es el bajo precio de la gasolina (1,5 centavos de dólar por litro). Después uno les explica a esos extranjeros que el gobierno venezolano es uno de los culpables del alto precio a nivel internacional en vista de que se ha negado repetidas veces a reducirlo en el marco de la OPEP... y no te quieren creer.

Pero, ¿Es la gasolina barata algo "revolucionario"? En Venezuela, un litro de agua es más costoso que un litro de gasolina, por lo que yo diría que el precio no es congruente, ni con los principios revolucionarios ni con la racionalidad. Sin embargo, en Venezuela, el aumento del precio de la gasolina es un tabú, un asunto que se debe evitar a como de lugar, sobre todo porque así fue como comenzó el Caracazo. Sin duda, un aumento de la gasolina repercute en todos los costos de bienes y servicios, ya que encarece el transporte y la energía, y por consiguiente en todo.

Pero, de otro lado, no es menos cierto que la gasolina barata implica menos dinero para las arcas del Estado venezolano; o peor aún, que aquel millonario que posee una Hummer, que consume grandes cantidades de combustible, paga una cantidad insignificante en comparación con otros países. De este modo, la gasolina barata es también un subsidio para quienes tienen un alto poder adquisitivo, ya que son quienes se pueden dar el lujo de tener autos y otros medios de transporte (Los menos afortunados usamos el transporte público).

El gobierno nacional ha venido siguiendo una política donde se considera que la gasolina es un derecho humano, algo que el Estado debe garantizar, pero lo que en realidad debe ser garante es en los temas de transporte y energía, y la gasolina barata no es el único modo de lograrlo. Como anécdota, en la ciudad de Caracas, antes de que proliferase la explotación petrolera (finales del siglo XIX y principios del XX), existía un muy simpático tranvía que recorría algunos sectores de la ciudad. Al aumentar la influencias de las compañías petroleras en el país, éstas promovieron el uso de los transportes a motor a combustión por encima de los tranvías. Y así, hasta que finalmente se dejó de usar el tranvía a mediados del siglo XX.

Extinto tranvía de Caracas

En Venezuela, no se ha dejado de promover el uso de vehículos particulares por encima del transporte público, ni por la cultura de antaño que nos han impuesto ni tampoco como política de Estado. El sólo hecho de vender una gasolina tan barata implica, aunque sea implícitamente, el uso de vehículos particulares, lo que no sólo trae consecuencias para el ambiente, sino también empeora los problemas de tránsito en las calles. De hecho, un trabajador que utiliza el transporte público debe gastar más dinero al mes que aquel debe comprar gasolina para su auto particular.

Como solución a este problema, en lugar de vender una gasolina barata para todos, lo mejor es vender una gasolina con precio preferencial: Una gasolina barata para el transporte público y privado de bienes y personas; y una gasolina a precio de mercado para los particulares. Esto evitaría el aumento de los precios de los productos, aumenta el fondo fiscal y, de paso, ayuda a reducir el grave problema del tráfico en algunas ciudades del país, al obligar a la gente por las circunstancias a usar el transporte público (previa mejoración del sistema público de transporte).

En realidad, muchas de las decisiones que se toman desde el ejecutivo, son un sincero contrasentido. Pues no sólo pueden perjudican a nivel interno, sino también a nivel internacional: "barato para adentro, caro para afuera" (con excepción de aquellos países con los que Venezuela tiene un acuerdo comercial). Así, la política venezolana de tener un petróleo por un precio mayor a los US$100 beneficia mucho a Venezuela, pero no ayuda al campesino en México que debe pagar por una gasolina al precio del mercado internacional. Y así desaparece un principio básico de la revolución: la solidaridad internacional (con excepción de aquellos países con los que Venezuela tiene un acuerdo comercial).

Pareciera que en Venezuela, por el populismo, estamos siempre perdiendo muchas oportunidades... ¿Y tú que crees?

23 de octubre de 2013

Piratas y Corsés (Parte 9)


La isla Tortuga es la más famosa isla pirata del Caribe. Situada al Norte de la isla La Española, en lo que ahora es Haití. Es una pequeña isla de unos 180 kms. Era el refugio predilecto de piratas franceses, ingleses , holandeses, junto con todo tipo de aventureros y esclavos huidos, para desde ella atacar los barcos de las flotas españolas.

Desde el siglo XVI, fue una de las primeras bases de piratas y filibusteros. Aunque los españoles los expulsaban, volvían una y otra vez. Al final cuando consiguieron expulsarlos, los piratas y bucaneros se trasladaron a Jamaica buscando el apoyo de Inglaterra. Volviendo años mas tarde cuando España la abandonó.

Pero algo muy peculiar de la isla Tortuga era la forma en que se organizaban. Viéndola hoy en día, la podríamos llamar la "utopía pirata", por su cosas positivas, pero las utopías no existen. Funcionaba como especie de democracia comunitaria con principios libertarios. La organización de esta isla se conformó en base a la Cofradía de los Hermanos de la Costa, una comunidad formada por miembros de diversas nacionalidades que tenían cuentas pendientes con la justicia, esclavos negros que habían huido y entre otras personas perseguidas por la justicia. Entre los principios que ellos establecieron estaban la eliminan los prejuicios previos por patria y religión, de ahí la frase: “ni Dios, ni Patria, ni Rey”; estuvo prohibida la propiedad individual de la tierra y en los barcos de la isla; la libertad personal es inalienable y las cuestiones individuales se resolvían personalmente; no se obligaba a nadie a partir en una expedición pirata; la pertenencia a la cofradía es libre y voluntaria pudiendo abandonarla en cualquier momento; pero también habían algunos principios machistas, propio de la época, y dado el cúmulo de varones en la cofradía, estaba prohibida la estancia de mujeres blancas libres en la isla y sólo podían vivir en la isla las mujeres negras y las esclavas.

Y por supuesto, la base esencial de la economía de la isla era la práctica de la piratería voluntaria. Se estableció una base comercial entre flotas y en el servicio de base entre los propios piratas que navegaban bien con patente de corso o sin ella. Se instauró un mecanismo democrático para escoger al capitán de cada barco en sus expediciones marítimas y abogaron por un protosistema de seguridad social para piratas inválidos, es decir, los propios piratas proveían un fondo dentro de la sociedad que supliera a los piratas heridos durante los asaltos a otras naves.

A esta isla habían zarpado nuestros protagonistas. Llegaron por la zona sur de la isla, ya que al norte se encuentra una zona tan inaccesible que le llaman La costa de Hierro. Apenas al pisar el suelo se percibe el aire de una tierra sin ley.

La presencia de Mary Read y Anne Bonny no tenía a mucha gente contenta. "¿Qué hacen esas mujeres aquí?", "¿Quien las trajo hasta aquí?", eran los murmuros más comunes entre los hombres de la isla.

Mientras la tripulación caminaba hacia una de las tabernas del pueblo, una voz muy vulgar se escucha del otro lado de la calle:
- Oigan chicas, ¿Quieren fiesta? ¿Divertirse un rato? - era un borracho de esos cualquiera.
Sin mediar palabra, Anne se le acerca y de un sólo golpe le entierra la cabeza en la tierra. Esto no gustaría a muchos filibusteros, pues no sólo violan los principios de Cofradía, sino que generan conflictos.

La recepción en la taberna no fue precisamente mejor.
- ¡Oiga, cantinero! - exclamó Rackham - ¡Sus mejores tragos para mi tripulación!
- Así será, señor -respondió el cantinero-, pero a ellas no le vamos a servir nada.
- ¡Qué! ¿Por qué no?
- Porque acá no servimos a las mujeres... -empieza a dudar de su respuesta por no saber con quien se está metiendo.
- Le garantizo, mi amigo, -respondió Rackham- que estas mujeres merecen un trago. -sonó más como una amenaza que un argumento.
El cantinero no quiso entrar en un debate que seguramente terminaría mal, y le sirvió los tragos a las señoritas.

John Clipperton estaba apenas a un par de mesas de la escena. Clipperton era el capitán del Success, con cuarenta y tantos años. Estaba de camino a casa, en Great Yarmouth, Inglaterra, después de haber estado en Asia y de haberle dado la vuelta al mundo. Aprovechando sus patentes de corso, se hizo famoso al saquear las posesiones españolas en el océano Pacífico a favor de la corona inglesa, utilizando una pequeña isla que lleva su nombre. Su carácter era muy temperamental, muchas veces bruto, pero de gran sinceridad. No era ningún caballero, pero a veces lo intentaba.

- ¿Y si yo no estoy de acuerdo? - interrumpió Clipperton, observando burlonamente a Rackham, Anne y Mary Read.

16 de octubre de 2013

#BAD2013: Los derechos humanos en positivo


Hablar de derechos humanos suele ser hablar de tragedias, matanzas, negligencia, destrozos o cualquier otra cosa mala que se te pueda ocurrir. Pero yo no voy a eso hoy.

Una vez, en un taller de derechos humanos en el que estuve, uno de los profesores comentó que una vez pidieron en una clase que escenificaran los derechos humanos. Y eso hicieron, escenificaron una situación de violación de derechos humanos. Y aunque fue una muy buena representación, reprobaron. ¿Por qué? Porque el punto de la escenificación no era la violación de los derechos humanos, sino una donde se cumplen.

Y aunque a los defensores de derechos humanos nos suelen clasificar de utópicos, incluso nosotros tenemos, sin darnos cuenta, una visión negativa del mundo, que nos hace ver los derechos humanos en un sentido negativo.

No creo que ninguno de nosotros sea ajeno a la cruel realidad que nos rodea, y quien lo sea debe tener algún tipo de problema. Aún así, el ser a veces incapaces de ver los derechos humanos en positivo, debe ser también otro tipo de problema.

Hoy es un día peculiar, por un lado es el Día Mundial de la Alimentación, por otro es el Día Mundial Anti-McDonalds, y además, es el Blog Action Day (#BAD). ¿Qué es el Blog Action Day? Ya he participado varias veces en él, y es un día en que numerosos blogueros con conciencia alrededor del mundo escriben sobre un mismo tema: Cambio climático, alimentación, pobreza, agua, han sido algunos de los temas en el Blog Action Day a lo largo de los años. Este tipo de iniciativas son muy buenas, en el sentido de generar conciencia sobre temas particulares al colectivo. Pero nunca me ha gustado escribir lo mismo que todo el mundo, así que esta vez decidí tocar un detalle de los derechos humanos del que se habla muy poco.

¿Qué opinas tú de los derechos humanos? ¿Utopía o realidad?

Víctor M. Camacho
Internacionalista, especialista en Derechos Humanos y ciberactivismo
http://victorfueradelacaja.blogspot.com

12 de octubre de 2013

¿Para qué? Si ya es poesía


¿Para qué? Si ya es poesía...
Me decía la vida, 
me decía la Luna, 
me decía ella.

No le busques regalos,
ni palabras de gracia,
ni exageraciones, ni extravagancia,
ni serenatas, ni halagos.

Sólo busca su tacto,
sólo mira a los ojos,
suspira en el acto,
vive en los hechos.

No te esfuerces, poeta,
al ver a la Luna
¿Quieres hacer versos de ella?
¿Para qué? Si ya es poesía.

7 de octubre de 2013

La Utopía Democrática


Todo es una utopía, excepto lo que uno apoya. Al menos así ha sido la historia humana. Por ejemplo, existe la creencia generalizada de que la democracia es la gran salvadora de los mundos, y que los problemas que existen en la sociedad democrática se pueden solucionar con más democracia. Y quien no crea eso, debe ser un fascista o un utópico de esos que tan poco abundan.

La democracia se ha convertido en una utopía y a la vez en una dictadura. Primero, ya se quejaban Platón y Aristóteles del "vox populi, vox dei" (la voz del pueblo, la voz de dios): la democracia es una falacia ad populum, es decir, el hecho de que muchas personas afirmen algo, no quiere decir que sea lo mejor o lo correcto. De hecho, una minoría de una persona podría estar en lo correcto y 7 mil millones restantes podrían estar equivocados; lo cual es una situación exagerada, pero factible. Es por eso que, para los antiguos griegos, amantes del razonamiento lógico, nunca fueron fanáticos de la democracia.

La democracia no llega ni puede llegar a la verdad o a la justicia, ya que sólo es un simple método de solución de conflictos o de toma de decisiones. Es tan democrático un grupo mayoritario de fanáticos religiosos que decide democráticamente el exterminio de una minoría religiosa como cualquier elección presidencial. Ah, pero claro, con el tiempo se ha asociado a la democracia con el respeto a las minorías y la tolerancia, lo cual es una asociación impuesta. En la época de Saladino, tanto cristianos, como musulmanes y judíos podían vivir relativamente tranquilos, en tolerancia y con respeto de las minorías en "Tierra Santa", y no existía la democracia. Cuestiones similares ha a lo largo de la historia, así que la democracia no es una condición sine qua non de la tolerancia y el respeto a las minorías.

Pero como no todo en la vida es "política", sino también economía, hay voces que alaban la democracia por ser impulsora de algo que llaman desarrollo económico, pero es algo que tampoco es del todo cierto. China, un país que al menos yo no calificaría como democracia, tiene un crecimiento vertiginoso. Y lo mismo ocurre con muchos países autocráticos. En cambio, las que llaman democracias modelos tienen serias fallas económicas en la actualidad, y mejor ni hablemos de EE.UU., quien ha entrado recientemente en "shutdown" (cierre de algunas funciones estatales). Así que la democracia tampoco es condición sine qua non del crecimiento económico.

Quizás la parte más utópica de lo que hoy llaman democracia es la ilusión de participación ciudadana. ¿Acaso que el esclavo escoja a su amo lo hace menos esclavo? ¿Acaso que el pueblo escoja un rey temporal (presidente o primer ministro) por algunos años lo hace más libre? ¿Es participación escoger a la persona que va a escoger por mi las cosas que me afectan?

Pero la democracia también tiene su forma de dictadura: no importa si estás de acuerdo o no con la democracia, debes someterte a ella. Así, el apoyo a otros sistemas de gobierno, son rechazados fehacientemente. "Nada es mejor que la democracia, y debes ser democrático para avanzar", dice el evangelio a San Dólar. O peor aún, las respuestas en blanco y negro: "Si no apoyas la democracia, entonces apoyas la dictadura". Y ahí es cuando los mando a leer el artículo de Wikipedia sobre el Falso Dilema.

La democracia, siempre ha sido considerada una utopía, y al menos en ciertos grados lo es. Hace 300 años, la democracia (directa o representativa) era considerada imposible y los que la proponían les llamaban "utópicos". Si les digo que creo que en una sociedad, no basada en imposiciones de minorías sobre mayorías o viceversa, sino basada en el consenso de la sociedad... ¿Cuánto te tardas en llamarme utópico?

22 de septiembre de 2013

¿Qué alegría ya es viernes?


"¡Qué alegría ya es viernes!", es una de tantas tristes alegrías de un trabajador o estudiante. Como no nos podemos escapar de la dura realidad que nos imponen, nos alegramos de poder escapar de ella los fines de semana, al menos para quien tiene la suerte de no trabajar los fines de semana.

Después de 3 largos años sin empleo, he conseguido trabajo en el gobierno; cosa que hubiera preferido evitar, pero que no me queda de otra. Necesito tanto la plata como la experiencia, ambas con la misma importancia. Dicen que "el trabajo dignifica", pero la realidad es que "el trabajo embrutece", y así siento que terminaré si no escapo pronto de ello. Eso de estar realizando las mismas tareas todo el tiempo, cumpliendo los caprichos de otro, aprendiendo y memorizando datos que son inútiles fuera del área de trabajo, todo eso es la destrucción del individualismo -como diría Oscar Wilde- o la alienación de la clase proletaria -como diría un marxista-.

Conozco gente mayor que dice con orgullo sus décadas trabajando en un mismo lugar y haberse ganado su jubilación. Eso sólo lo veo como algo triste y conformista. Incluso el mismo padre del liberalismo, Adam Smith, habló de lo alienante que puede ser el trabajo: "El hombre que se pasa la vida efectuando unas cuantas operaciones simples, no tiene ocasión de ejercer su entendimiento. Por lo general se vuelve tan estúpido e ignorante como es posible que una criatura humana llegue a serlo". ¿Qué ganas va a tener uno de leer un libro después de un aproximado de 12 horas que le dedicamos al día al trabajo? ¿12 horas? ¿No son 8? ¡Noo! Porque las horas de preparar el almuerzo, el desayuno, de transportarse de ida y vuelta, de almorzar, son también horas que dedicamos, del que se supone que es nuestro tiempo libre, al trabajo. Como verán, el trabajo es la ironía de tener que perder la vida para poder sobrevivir.

El trabajo, palabra proveniente de tripaliare (tres palos) en latín, que era una antiguo método de tortura romano donde se amarraba a una persona a 3 palos y se le azotaba, es un recordatorio de que el trabajo es algo que a uno le obligan a hacer, no es algo que uno está obligado hacer (porque uno mismo no se auto-obliga a tortura, son las reglas, ideas y personas que nos rodean las que nos obligan a ello).

Así como Dios y el Estado, el trabajo debe ser abolido, no debería existir más. Lo que se debe promover es el voluntarismo y la mecanización/automatización de algunos trabajos: que aquellos que disfrutan haciendo algo que lo hagan sin retribución económica y aquellas cosas que nadie quiere hacer, en muchos casos se dispone de la tecnología para resolverlo, por decir un ejemplo, un lavaplatos automático. ¿Es acaso esto una locura? Locura es lo que ya estamos viviendo.

¿Qué alegría ya es viernes? ¡Que las alegrías sean todos los días!

10 de septiembre de 2013

Salida de Venezuela de la CorteIDH imita a la derecha y al Imperio


En términos generales, parece existir un libreto en América Latina donde todo lo malo que pueda hacer un gobierno, por acción u omisión, éste debe darle poca importancia, negar su existencia o hacer algo muy humano: echarle la culpa a otro.

Cuando la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) visitó la Argentina de Videla, por allá en 1979, realizó un informe de la gravísima situación de los DDHH en dicho país[1], y por supuesto, lo primero que hizo el gobierno fue intentar desprestigiar la objetividad de la delegación y acusar al organismo de interferir en los asuntos internos de la Argentina[2]. Peor aún, para justificar su política que devino en numerosas despariciones forzadas, el explicó que todo es parte de la guerra contra el terrorismo y, ¡claro!... "En toda guerra hay personas que sobreviven, otras que quedan incapacitadas, otras que mueren y otras que desaparecen. Argentina está finalizando esta guerra y, consiguientemente, debe estar preparada para afrontar sus consecuencias. La desaparición de algunas personas es una consecuencia no deseada de esta guerra"[3].

Y más o menos algo similar ocurrió con los gobiernos de Pinochet, Somoza, Rios Montt; e incluso, con Álvaro Uribe Velez, con la famosa "lista negra" (Capítulo IV del informe anual de la CIDH). Todos generaron un rechazo hacia el Sistema Interamericano de Derechos Humanos. De hecho, no importa la tendencia política, ni si fueron elegidos democráticamente o en los cuarteles, prácticamente todos los gobiernos latinoamericanos sienten recelos de la mera existencia de la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), y en los últimos tiempos han abogado por disminuir sus capacidades. Y en cuanto a derechos humanos se trata, si los gobiernos no te quieren, es porque estás haciendo bien tu trabajo.

En la actualidad, Venezuela ha sido uno de los más férreos contra el Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH). Tanto así, que ha denunciado la Convención Americana de Derechos Humanos (Carta de San José), la cual mañana se haría efectiva. Este no sería el primer país en denunciar la Carta de San José, ya lo habría hecho Trinidad y Tobago, para poder implementar la pena de muerte, lo cual no sería el mejor ejemplo de justicia; pero también lo habría hecho el gobierno de Alberto Fujimori. Y ya que estamos hablando de Fujimori, el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, para desconocer una sentencia de la CorteIDH, citó al Consejo Supremo de Justicia Militar del Perú en 1999 para justificar el desconocimiento de la sentencia bajo la premisa de que "pondría en grave riesgo la seguridad interna de la República". Lo cual le da otro gran paralelismo entre la actual izquierda venezolana y la derecha peruana de aquel entonces.

Pero basta de hablar de la derecha latinoamericana y hablemos del Imperialismo mesmo, ¡El cual ni siquiera forma parte de la Convención Americana! Todos somos críticos de la falta de respeto de EE.UU. al derecho internacional, pero ahora Venezuela parece seguirle los pasos, pues según la lógica del gobierno: "Como EE.UU. es un Estado forajido que ni siquiera forma parte de la Convención Americana (que de acuerdo a las teorías izquierdistas está bajo su control), entonces nosotros también debemos ser Estados forajidos". Pero también hay que preguntarse, si la Comisión y la Corte Interamericana están bajo el control de EE.UU.: ¿Por qué no forman parte de la Convención Americana? ¿Acaso no sería fácil para ellos eludir la intromisión de esos organismos y salir airosos? De hecho, y algo que no dicen mucho, es que la Comisión, a diferencia de la Corte, si tiene competencias para investigar las violaciones a los derechos humanos en EE.UU., y al que investiga un poco, se dará cuenta de que hay numerosas resoluciones de la Comisión contra dicho país, en especial por el asunto de Guantánamo[4].

Pero quizás hay una confusión entre las personas que conforman la Comisión y la Corte. Quizás se piensan que éstas personas funcionan como embajadores, y que deben responder a los intereses de los Estados, cuando -al menos en la teoría- no debe ser así. Los comisionados y jueces del sistema interamericano son reconocidos defensores de derechos humanos del continente, que aunque elegidos por los mismos Estados, NO representan a su país y trabajan a título personal. Es decir, que si la creencia es que ellos son una especie de embajadores, entonces criticar el trabajo de la Comisión y la Corte es criticar también a los Estados vecinos, e incluso aliados, que han propuesto y elegido a dichos personajes.

La salida de Venezuela de la Convención Americana, y por lo tanto, de la Corte Interamericana, no es la gran tragedia que los medios y algunos personajes intentan hacer creer, ni quiere decir que estaremos completamente indefensos. La Corte todavía puede reconocer casos que hayan ocurrido antes del 10 de septiembre de 2013, y mientras Venezuela no denuncie la Carta de la OEA, la Comisión Interamericana sigue siendo competente para recibir denuncias a violaciones de derechos humanos en Venezuela. De igual modo, el sistema interamericano no es el único que nos ampara, pues todavía está el sistema universal, en manos de las Naciones Unidas, que aunque carece de la fuerza coercitiva del sistema interamericano, no trae buenas noticias para las relaciones públicas de los gobernantes. Pero de algo no hay que dudar, esto es un retroceso y no un avance. A los chavistas les gusta pensar que esto sólo afecta a la oposición, sin embargo, no toman en cuenta que en un posible futuro pueda existir un gobierno de la actual oposición, y que en caso de una persecución contra los chavistas, ellos tendrán menos espacios para exigir protección y justicia. Tristemente, el chavista no se está dando cuenta de que está creando un Estado represivo perfecto para cuando el "otro" tome el poder. 

Referencias:
1) 30 aniversario de la visita de la CIDH (Argentina). http://www.youtube.com/watch?v=Bf_i1A3rw04
4) Y Venezuela dice: "Seamos como los gringos, un Estado forajido"  http://victorfueradelacaja.blogspot.com/2013/04/y-venezuela-dice-seamos-como-los.html

Víctor M. Camacho
Internacionalista, especialista en Derechos Humanos y ciberactivismo
http://victorfueradelacaja.blogspot.com

30 de agosto de 2013

Interés de EE.UU. en Siria: NO es por petróleo, sino demostración de poder


Es demasiado simplista decir que EE.UU. quiere intervenir en Siria por su petróleo, si así fuese, ya lo habría hecho hace 2 años atrás cuando empezó el conflicto interno. En realidad, el gobierno de EE.UU. ha hecho todo lo posible por no involucrarse en un meollo que no sólo le dará muy pocas ganancias económicas y políticas, sino que sencillamente no les importa lo que allá pueda suceder.

No todo en la vida es petróleo, ni todo lo que EE.UU. quiere es petróleo. Siria es un productor muy pequeño de petróleo, de hecho, lo poco que producen ni siquiera es capaz de satisfacer su mercado interno, y con el paso de los años se convertirá en un importador neto de petróleo. Del otro lado, EE.UU. ha promovido una política de independencia energética, y está aumentando cada vez más su producción interna de petróleo y otras energías; además de eso, una intervención armada implica unos costos muy altos y EE.UU. está todavía atravesando una crisis económica, lo cual también podría traerles un alto costo político (¿No hay dinero para la salud del pueblo, pero si para bombardear otros pueblos?). Todavía queda en el recuerdo la invasión de Irak y la falsa teoría de existencia de armas de destrucción masiva, por lo que iniciar un ataque y después estar equivocados por ello implica un gran coste político. Por eso, sencillamente, invadir por petróleo sirio no es una estrategia inteligente.

La importancia de Siria no es el petróleo bajo el subsuelo de su territorio, sino su importancia geoestratégica: Siria es un importante paso para los oleoductos y gasoductos que provienen de Irán, Irak y otros países árabes con destino a Europa. Así que, si hay quienes tienen un gran interés económico en Siria, esos son Europa, Irán, Irak, y por supuesto, las petroleras de distintas nacionalidades con intereses en aquellos países (incluyendo estadounidenses).

Oleoductos que cruzan el territorio sirio.
Sin duda hay intereses económicos de Occidente en Siria, pero ¡El régimen sirio no sido ningún impedimento para ellos! Todo lo contrario, el gobierno de al-Assad estaba más que contento de los beneficios económicos que les trae ser la "ruta de los oleoductos y gasoductos" a Europa. De hecho, hasta hace 3 años, el gobierno de al-Assad era visto como un gobierno progresista por Occidente, y no sólo por Hugo Chávez. Hasta el 2010 los medios de comunicación norteamericanos bromeaban del "bromance" (combinación de "hermano" en ingles más "romance") del aquel entonces senador, John Kerry, con el presidente al-Assad.  Incluso, al-Assad se habría mostrado muy dispuesto a restablecer negociaciones con Israel, tanto así que en el 2008, Nicolás Sarkozy, lo recibió con todos los honores en París (http://spanish.safe-democracy.org/2008/07/16/el-retorno-de-bashar-al-assad/). Así que hay que pensar: Fuera de algunos inconvenientes políticos y diplomáticos en el pasado, como el apoyo de Siria a Hezbolá y la estrecha relación con Irán (que no gusta a EE.UU. ni Israel), ¿Para qué invadir a un país que ha sido, más bien, complaciente con Occidente? (Pregunta igual de válida para quienes creen en una invasión a Venezuela).

John Kerry, actual Secretario de Estado de EE.UU. (en aquel momento senador) en una reunión con Bashar al-Assad en el 2010.
Distintos líderes europeos con Al-Assad.
Más importantes líderes, legitimando en su momento al gobierno de Al-Assad.
A veces los Estados no se mueven solamente por dinero, sino también por credibilidad, zonas de influencia y poder. En agosto del año pasado, Obama declaró como "línea roja" el posible uso de armas químicas por parte de Siria, lo cual sería su máximo de su nivel de tolerancia del conflicto (Para que noten lo que poco que les importa, porque las armas convencionales han causado mucho más destrozo que las armas químicas, en toda la historia de la humanidad). Peor aún, esta ni siquiera es la primera acusación del uso de armas químicas en el conflicto, pero sí ha sido la más mediática, lo cual lo empuja más hacia intervenir en el conflicto. Por ello, si en las próximas horas se demuestra con certeza que el gobierno sirio ha utilizado armas químicas en el conflicto, y el gobierno de Obama permanece inmóvil, es evidente que su credibilidad y la de su gobierno caerán en picada. EE.UU. está perdiendo cada vez más influencia en la región de Medio Oriente, sobre todo a manos de Rusia, China e Irán. El castigar al gobierno de Siria por el uso de armas químicas es un intento de EE.UU. de demostrar que todavía tiene poder e influencia en la región.

La verdad es que EE.UU. preferiría no meterse en el conflicto sirio, pero el papel de "policía del mundo" que ellos mismos se han auto-adjudicado los está obligando a tomar acciones. Y el caso sirio no es como el libio, ya que Siria está mucho mejor preparada militarmente para dar respuesta a un ataque internacional. Incluso, una intervención podría generar el efecto contrario al deseado, y afianzar aún más el poder de al-Assad. Por ejemplo, y cómo hasta ahora se sabe, la intervención que EE.UU. haría en Siria sería solamente a través del bombardeo con misiles, sin envío de tropas ni zona de exclusión aérea. Algo que como muchos analistas militares afirman es insuficiente, y quizás sólo aumente la escalada del conflicto a favor del régimen sirio: puede ocasionar que el gobierno sirio sea aún mas férreo contra los rebeldes sirios; también puede aumentar la ayuda militar que proporciona Rusia e Irán en el conflicto, y peor aún, China también intervenir con ayuda a favor del gobierno sirio. De otro lado, EE.UU. está perdiendo aliados: ya el parlamento británico rechazó una intervención militar, Francia está sustituyendo el tono bélico por el diplomático (pero aún dispuesta), Australia también se ha negado a participar; Turquía sería el país más dispuesto a una intervención, pero corre el riesgo de que revivan las masivas protestas de hace unos meses; todo esto no sólo es desventajoso en términos militares, sino que una actuación unilateral, sin apoyo de al menos un pequeño grupo de países, afectaría aún más la ya mala popularidad de EE.UU. a nivel internacional y ganándose la justa acusación de "ilegalidad".

Por el lado humanitario las cosas son peores, porque si algo demuestra la historia es que las "injerencias humanitarias" (injerencia de un país en un conflicto que arguye razones humanitarias), sólo traen peores consecuencias a la población. Ya sucedió en Kosovo, ya sucedió en Libia: los bombardeos de la OTAN no sólo mataron a grandes cantidades de civiles, sino que estos crímenes suelen quedar impunes, por no decir siempre.

Sea por la razón que sea, toda intervención militar debe ser rechazada. Carece de sentido la lógica de "salir a matar gente que ha matado gente porque matar gente está mal". Todas las potencias, sean de derecha o izquierda, sólo velan por sus propios beneficios, sólo les importan sus intereses económicos, la lucha por zonas de influencia, sus alianzas políticas; pero desde el punto de vista humano, muy poco importa quien gane la guerra, porque son los pueblos los que siempre salen perdiendo.

Víctor Camacho
victormanuelcs@gmail.com

26 de agosto de 2013

Hegemonía Comunicacional Bolivariana salta a las redes sociales


Contradiciendo a la Ministra Varela, que llamó hace algún tiempo a salirse de la red social Facebook por los escándalos de espionaje de la NSA en los servicios de internet más populares, el presidente Nicolás Maduro llamó a propagar el chavismo por las redes sociales, más específicamente, por Twitter y Facebook.

Yo convoco a toda la juventud venezolana, al pueblo de Venezuela. Vamos en combate a las redes sociales, en Twitter y Facebook con la verdad“ [...] “Desde ya, quien no tenga un Facebook o Twitter que lo abran. Vamos al combate en las redes, con Foro Candanga, las redes, con todo el mundo”, dijo el señor presidente, probablemente convencido por algún experto en marketing político que le contó la anécdota de la campaña de Obama y las redes sociales.



Desde que estaba Andrés Izarra como Ministro de Comunicación e Información, se empezó a hablar de la "hegemonía comunicacional" (que otros prefieren llamar "democratización de los medios") que debe impulsar el gobierno, es decir, que la principal "comunicación" debe provenir del sector público, dado que se considera que el sector privado, de acuerdo a sus intereses, omite o ignora muchas informaciones, en especial a lo que se refiere a la buena gestión del gobierno; pero no sólo ignora, sino que también desinforma activamente sobre la realidad del país.

Evidentemente, esto tiene el toque gramsciano de la "hegemonía cultural". Genéricamente, se denomina hegemonía al dominio de una entidad sobre otras similares. Sin embargo, este concepto, desarrollado por el filósofo marxista Antonio Gramsci, tiene el fin de explicar cómo una sociedad aparentemente libre y culturalmente diversa es en realidad dominada por una de sus clases sociales: sus percepciones; explicaciones; valores y creencias, son vistos como la norma, transformándose en los estándares de validez universal o de referencia en tal sociedad, como si eso beneficiara a todos cuando en realidad solo beneficia o beneficia preferencialmente a un pequeño grupo. De este modo, el poder de las clases dominantes sobre el proletariado y todas las clases sometidas en el modo de producción capitalista, no está dado simplemente por el control de los aparatos represivos del Estado, pues si así lo fuera dicho poder sería relativamente fácil de derrocar (bastaría una fuerza armada equivalente o superior que trabajara para el proletariado); dicho poder está más que todo fundamentado por la "hegemonía cultural" que las clases dominantes logran ejercer sobre las clases sometidas, a través del control del sistema educativo, de las instituciones religiosas y de los medios de comunicación. A través de estos medios, las clases dominantes "educan" a los dominados para que estos vivan su sometimiento como algo natural y conveniente, inhibiendo así su potencialidad revolucionaria. Podemos poner como ejemplo el "Patriotismo", la cual en nombre de la "nación" o de la "patria", las clases dominantes generan en el pueblo el sentimiento de identidad con aquellas, de unión sagrada con los explotadores, y en contra de un enemigo exterior y en favor de un supuesto "destino nacional". Se conforma así un "bloque hegemónico" que amalgama a todas las clases sociales en torno a un proyecto burgués.

Y como ideología medio rima con ironía, las llamados gobiernos de izquierda han sido muy buenos imitando las estrategias de dominación burguesa. En Venezuela están teniendo un éxito considerable, sobre todo si tomamos en cuenta que el medio de comunicación que solía ser el más crítico al gobierno, Globovisión, está bajándole el tono desde que su nueva directiva tiene afinidades al gobierno. Éste nunca fue un canal imparcial ni objetivo, por lo que en ética periodística es poco lo que se pierde. Sin embargo, este era uno de los pocos espacios mediáticos donde incluso las mismas bases chavistas acudían para denunciar lo que ocurre en sus comunidades, por lo que en términos de libertad de expresión es mucho lo que se pierde.

Ahora, lo previsible es que las expresiones de la realidad política, social y económica se traslade al plano de Internet, que el mismo gobierno ha ayudado a masificar. Por eso vemos y veremos mayores esfuerzos del gobierno dirigido a las redes sociales. El ejemplo más notable de generar un opinión pública favorable es la llamada "TROPA", iniciada por Mario Silva, y con la intención de que seguidores del chavismo generen y apoyen etiquetas (hashtags) a favor del gobierno nacional, y de ser posible, convertirlos en temas del momento (trending topic). Ante este objetivo, se debe reconocer que el gobierno también ha sido muy exitoso, pues sin duda colocan fácilmente cualquier tema en lo más alto; sin embargo, llegar a ser trending topic no es sinónimo de un enorme y masivo apoyo popular en la red social. Y es que todo depende de la cantidad de gente hablando del mismo tema (tuiteando la misma palabra) y la hora del día. Según algunos estudios realizados se menciona que:
  • De 4:00am a 10:00am se necesitan mil 200 tweets y 500 usuarios para llegar a ser trending topic.
  • De 10:00am a 4:00pm se necesitan mil 700 tweets y 734 usuarios.
  • De 4:00pm a 10:00pm se necesitan mil 500 tweets y 811 usuarios.
  • De 10:00pm a 4:00am se necesitan mil 900 tweets y 923 usuarios.(1)
Y si se considera que hay estudios que afirman que en Venezuela hay alrededor de 6 millones de usuarios de Twitter (2), entonces veremos que unos cuantos cientos de usuarios hablando del mismo tema no es más que una falsa percepción de una gran opinión pública. Y peor aún, los temas del momento deberían ser más naturales, es decir, resultado de una reacción espontánea de la comunidad y no una imposición de unos pocos con fines de propaganda política.

El Internet es muy diferente de los medios de comunicación tradicionales, por lo que es más complicado dominar la opinión pública. En un medio de comunicación tradicional (televisión, radio, periódicos, etc) no hay bidireccionalidad, es decir, el medio es productor de contenidos y nosotros somos solamente consumidores de dicho contenido. Con la llegada de la llamada 2.0, las cosas cambian: Ahora nosotros podemos ser tanto productores como consumidores de contenido, y las palabras de un bloguero, un usuario de youtube o de Twitter, puede tener tanta influencia como cualquier gran cadena de noticias. Por eso, para dominar el internet y las redes sociales, ya se debe tener un control real de la sociedad.

Si se quiere dominar el contenido de la red de redes, hay dos caminos: el método chino, generando una gran muralla digital que controle el acceso a la información; y el otro, el método gringo, generando programas como PRISMXkeyScore o cualquier otra cosa o situación que genere miedo cuando se quiera publicar algún contenido "sensible". La ventaja de éste último es que los programas no necesariamente tienen que ser reales, sencillamente tienen que generar miedo; y cómo Venezuela no tiene los recursos, ni humanos ni en infraestructura, como para seguir el método chino, lo más seguro es que se decante por la táctica del miedo, como lo son las habituales amenazas laborales.

En fin, decía Nietzsche: "El que lucha con monstruos debe tener cuidado de no convertirse él mismo en monstruo", y estos que critican tanto la hegemonía de EE.UU., se parecen peligrosamente a ellos.

Referencias:
1) Cómo generar un Trending Topichttp://www.altonivel.com.mx/9170-como-generar-un-trending-topic.html
2) 12 millones de venezolanos viven sumergidos en la red de redes: http://www.elperiodiquito.com/article/98657/12-millones-de-venezolanos-viven-sumergidos-en-la-red-de-redes

19 de agosto de 2013

La libertad e igualdad no son contradictorias


Desde la guerra fría, hay dos ideales que se han enfrentado a través de dos grandes bloques. Por un lado, Occidente, defiendo lo que ellos creen que es la libertad; y por el otro, Oriente, defendiendo lo que ellos creen que es la igualdad.

De hecho, se ha llegado al punto en que hay quienes confunden la igualdad con homogeneidad, o peor aún, quienes niegan la existencia de la igualdad: que no somos iguales porque no tenemos los mismos gustos, ni el mismo sexo, ni las mismas ideas, ni la misma religión, ni sentimos igual; ni tenemos la misma altura, ni el mismo peso, ni la misma contextura y un enorme etc lleno de diferencias triviales. Todo lo contrario, es evidente que somos iguales, ya que t@dos tenemos gustos, t@dos tenemos ideas, t@dos sentimos, t@dos tenemos algo esencial que compartimos como seres humanos, e incluso con otros seres vivos. Por eso, para los que les importe lo banal, es seguro, la igualdad no existe; en cambio, para quienes se fijan en lo fundamental, en lo esencial, somos iguales.

Pero volviendo al punto inicial, lo incomprensible son los que afirman que la libertad e igualdad son incompatibles entre sí... ¿Cómo puedo ser libre si tu y yo no somos iguales? Si no somos iguales, entonces uno es el "inferior" (sumiso) y el otro el "superior" (la autoridad), y toda sumisión es contraria a la libertad. Esto echa para abajo las creencias liberales de Occidente. Del otro lado, ¿Cómo podemos ser iguales si no somos libres? Si no tengo libertad, es porque debo obedecer a un "superior" (la autoridad), y la "superioridad" (la autoridad) es contraria a la igualdad. Por lo que también se echa para abajo las creencias socialistas, que ya no son exclusivamente orientales.

Por esto, hay que entender bien, la libertad y la igualdad, aunque se refieran a cosas distintas, en los hechos, son exactamente lo mismo. Pero Bakunin lo decía más sencillo: «Libertad sin socialismo es privilegio e injusticia; Socialismo sin libertad es esclavitud y brutalidad».

4 de agosto de 2013

Funcional a la derecha

"Si votar cambiara algo, lo harían ilegal". Emma Goldman

"Funcional a la derecha", así fue como describió un izquierdista argentino -que me escribió hace unos días- el constante rechazo que los anarquistas hacemos a los políticos, ya sean de izquierda o de derecha. ¿Por qué sería funcional a la derecha según él? Porque desde su visión, criticar la profesión política es dejarle espacios para que los políticos de derecha se hagan con el poder. Aparentemente, promovemos una visión liberal del mundo, que a la vez genera apatía, no sólo en la participación política, sino en el debilitamiento del Estado.

Y hay dos 2 cosas que me son sorpresivas: 1) Que la polarización política en Argentina está llegando a niveles similares a Venezuela, donde si tocas a este o aquel tema se genera una entretenida y efervescente retórica; y 2) La contradicción no puede ser peor.

Es como si se olvidara que no hay cosa más liberal que la maquinaria moderna del Estado: Las instituciones, la división de poderes, la constitución, el sistema de justicia, el sistema parlamentario, foros internacionales, e incluso, la democracia representativa. ¿Y acaso hay un sólo gobierno de "izquierda" que no utilice ni un poquito de esa maquinaria que nos ha dejado el liberalismo? Si hay alguien que "le sigue el juego a la derecha", seguro que no somos los malasangrosos anarcos que aún esperamos los cheques de la CIA.

Más bien, no hay peor lastre para la revolución que la monarquía-aristocrática temporal, también llamada democracia representativa. Ella ha funcionado hasta ahora como una válvula de escape para la olla de presión que se vive en nuestras sociedades. El cambio constante de autoridades, no importa si son de izquierda o derecha, genera una sensación de posibilidad de cambio, de cambio que nunca llega y que no llegará, porque las sociedades no se cambian con un cambio de rostro.

Lo que pasa es que la ideología es circular: Hay unos tipos que son tan, pero tan de izquierda, que llega un momento que dan la vuelta y se hacen de derecha. Y curiosamente y lamentablemente, al contrario no sucede igual. La izquierda actual, con pocas excepciones, se ha convertido solamente en una maquinaria electoral, solamente interesada en llegar al poder, y completamente olvidada de la lucha social, o como decía Camus, de los que padecen la historia. Tan sólo critica un poco la política minero-extractiva, el acoso sindical, la matanza de indígenas, la represión policial, la corrupción, o lo que quieras, en unos de estos países "progresistas" (el que gustes), y en algún momento llegará el "le haces el juego a la derecha". Es impelable.

Todo Estado es, por definición, promotor del status quo y contrario al cambio. Y así como no se puede hacer jardinería con un lanzallamas, no se puede hacer una revolución desde el poder...

31 de julio de 2013

Dilema del Erizo


Querido alter ego Socialdemencia, desde hacía mucho tiempo que no te escribía. De hecho, te tengo olvidado. Casi un mes sin escribir por estos lados... Y es que no me daba tiempo, al menos hasta un par de días.

Ya me tiene medio harto escribir de política, lo único que he escrito en meses. Hoy me provoca algo más egoísta, pero a la vez, más humano (Y no, no es un poema). Y es que he aprendido mucho en estos meses, y sería bueno ventilarlo. Incluso, te sorprenderás, hasta he aprendido mucho de marketing... y soy terriblemente bueno. De hecho, si yo fuera neoliberal ya sería dueño de tu trasero, así que mejor dale las gracias al dios en el que yo no creo porque no es así.

Las cosas no me están yendo bien. Ya ni siquiera tengo la posibilidad de comentar de mis estudios, porque no estoy estudiando actualmente. Sencillamente, no tengo la plata para seguir estudiando. Y no es que sea fan de la universidad (que el dios en el que no creo me libre), sino que disfruto aprender.

En cuanto a empleo sigo por el mismo camino de siempre. Hasta ahora tengo 3 años de experiencia en envío de currículums... Y espero que en par de años me promuevan a Jefe de departamento de correos. Me estoy dedicando de lleno a una página web que inventé hace casi un año, llamada Blogarizate, que está empezando a dar algunos pequeños frutos. El aumento de la visitas es exponencial, y estoy empezando a dictar talleres sobre los temas de blogs. Espero que me vaya bien con eso.

A nivel personal nunca me va mejor. Creo ser como los erizos de Schopenhauer. El dilema del erizo lo escuché hace muchos años en el animé de Evangelion (No, no soy otaku, pero ocasionalmente soy fan de algunos animes), pero nunca supe como se llamaba la historia o quien la originó hasta hace poco. El dilema del erizo nos cuenta de unos erizos o puercoespines que, al llegar el viento helado del invierno, estos se veían en la necesidad de acercarse entre ellos para darse calor. Sin embargo, cada vez que lo hacían, se lastimaban mutuamente con sus espinas. Y así empieza el dilema, o te alejas y mueres de frío o te acercas y sufres y haces sufrir al otro.

Esta historia se puede interpretar de muchas maneras, y como todo, unas más alegres que otras. La alegre nos dice que es mejor estar juntos, aunque nos hagamos daño, ya que la muerte no tiene solución, mientras que el dolor se puede aprender a sobrellevarlo. La no tan alegre y más racional nos dice que hay que ser consciente del otro, y darle su espacio de modo en qué no se puedan dañar mutuamente. Por mi parte, por alguna razón, siempre pensé que lo mejor era que el erizo aprendiera a sobrevivir sólo. Malas mañas mías de ser negativo.

Extraño a alguien, lo cual no es sorpresa, porque todos siempre estamos extrañando a alguien. Y no, no puedo escribir ni llamar, porque aparentemente ese es parte de un proceso del cual no estoy de acuerdo y que me veo obligado a cumplir.

En fin, algunas risas por un lado, algunas lágrimas por el otro. Más risas que lágrimas, pero a veces pareciera al revés, sobre todo en estos días que transcurren...

4 de julio de 2013

Brasil y Turquía a la calle: Diferencias y semejanzas

El pingüino se ha convertido en uno de los emblemas de las protestas antigubernamentales en Turquía. La aparición de este símbolo se debe a la escasa cobertura de las protestas por parte de los canales de televisión del país, concretamente a la emisión de un documental sobre pingüinos en un canal turco en un momento en el país estaba inmerso en las protestas.


Desde hace varias semanas, se ha iniciado un estallido social en países que parecieran tener poco en común: Turquía y Brasil. Una enorme distancia separa a estos países que tienen una política, cultura, religión, muy distintas entre sí, y que a simple vista parecieran sólo compartir el título de "economía emergente". ¿Cuales son las diferencias y semejanzas entre ambos casos?

Veamos primero: ¿Cómo comenzó todo? Muchos podrían decir que los movimientos sociales en dichos países son exagerados porque empezaron por menudeces. En el caso turco, primero en comenzar, se debió a la pérdida de uno de los últimos espacios verdes de la ciudad de Estambul, el parque Gezi, para la construcción de un centro comercial. En Brasil, todo empieza como parte del aumento del pasaje del transporte público en 20 centavos (de 3 a 3,20 reales) en Sao Paulo. Como dije antes, esto puede ser intrascendente para muchos, pero en realidad representa la última gota que derramó el vaso, un catalizador de las protestas. Así es como cosas muy comunes, como la construcción de un centro comercial o el aumento del pasaje se convierte en una protesta política y social, ya sea contra la corrupción, las políticas públicas, la represión policial, manejo de los recursos públicos, etc.

Contexto Interno:


Por supuesto, a nivel interno cada país tiene su particularidad. Sin embargo, ambos casos resaltan en común porque demuestran que la prosperidad económica no puede comprar la estabilidad y, ni mucho menos, que el crecimiento económico se traduce en inclusión social. Por supuesto, hay países más desarrollados que éstos, pero esas economías están atravesando una grave crisis económica desde hace algunos años, y donde era previsible el surgimiento de movimientos sociales, como los Indignados en España o #OccupyWallStreet en EE.UU. Pero, en los casos de Turquía y Brasil, estos superaron la crisis mundial, con unas economías crecientes y fueron tomados como ejemplos a seguir. Entonces, ¿Por qué protestar y no salir a celebrar?

Primero, el caso turco. Turquía adopta un sistema de democracia parlamentaria, similar al resto de Europa. El gobierno derechista de Erdogan, primer Ministro, desde hace 10 años en el poder y elegido mayoritariamente en 3 ocasiones, se ha caracterizado por un creciente autoritarismo, por avanzar en la islamización del Estado y la sociedad, y de crecientes violaciones a los derechos humanos. Desde el 2011, el AKP, partido en el poder, ha incrementado la restricciones sobre la libertad de expresión, la libertad de prensa, el contenido de la televisión, el uso de Internet y el derecho a reunirse. También ha tomado medidas legales contra los medios críticos al gobierno, como por ejemplo, una multa de 2.500 millones de dólares a un medio de comunicación. También está la aprobación de una reforma educativa a favor de la introducción de elementos islámicos en la enseñanza, la limitación del consumo del alcohol, la prohibición total del aborto, la oposición a la comunidad LGTB, la detención de algunas personas acusadas de blasfemia, la prohibición de besarse en lugares públicos y la construcción de un puente en honor al controvertido sultán otomano Selim I. Por el lado económico, Erdogan es un islamista neoliberal, y ha seguido las recetas del FMI al pie de la letra, lo que ha significado la privatización de numerosos servicios públicos y unas cuantas patadas a los derechos laborales.

Por el lado de Brasil, este posee un sistema presidencialista, igual que el resto de América Latina, y diferenciándolo de los turcos. Dilma Rouseff, presidenta en el poder desde el 2011, es sólo la continuación del gobierno de Lula Da Silva, por lo cual se asemeja con Turquía en largos periodos de una misma política, e incluso en el hecho de que no existieron unas protestas de gran magnitud en décadas. Tanto el gobierno de Lula como el de Dilma, son gobiernos caracterizados por ser de izquierda moderada y pragmática. Tras haber sido seleccionada para numerosos eventos deportivos (Copa Confederaciones, Copa del Mundo y las Olimpiadas), el Estado de Brasil empieza a hacer gasto público en instalaciones deportivas en detrimento del gasto social. Además, la construcción de las mismas se ha hecho con el incumplimiento de los derechos laborales, con salarios miserables e incumplimiento de pagos, con huelgas laborales en los últimos meses[1]. También, la construcción de las sedes de los campeonatos amenazaban tanto la calidad de vida, la cultura local y la indígena, como por ejemplo, las expropiaciones de hogares y la ocupación de un territorio indígena para construir estacionamientos [2]. En el caso de las violaciones a los derechos de los pueblos indígenas, es necesario recordar la construcción de la represa de Belo Monte, la que sería la tercera más grande del mundo, pero que destruiría gran parte de la biodiversidad del Amazonas y las etnias indígenas que la habitan. El enorme crecimiento de Brasil le ha llevado a convertirse en un nuevo centro de poder, un nuevo imperialismo, donde no sólo inunda de productos a los mercados vecinos, sino que interviene en ellos para satisfacer sus intereses, como en la destrucción del TIPNIS (Bolivia) para construir una carretera que conecte a Brasil con el Pacífico.

Sin embargo, en ambos casos, comparten el rasgo de que sus respectivos gobiernos no supieron como actuar ante las protestas, lo que llevo a una férrea represión y ésta a su vez a más protestas. En el caso de Brasil, las policías han tenido un adiestramiento casi militar para enfrentar al crimen organizado en las favelas, que ha devenido en serias represiones y violaciones a los derechos humanos a lo largo de los años, por lo que no impresiona la fuerte represión en las manifestaciones.

Al ser estos movimientos espontáneos y apartidistas, o mas bien, anti-partidistas, producto del hartazgo de la realidad política y socio-económica, carecen de un liderazgo visible y objetivos claros, y por lo tanto, los gobiernos (y los medios de comunicación) no saben a quien dirigirse para negociar y calmar las aguas. Esto se evidencia en los discursos de ambos mandatarios, que se dirigen al colectivo pero a la vez demandan la presencia de representantes de las protestas. Hay una crisis en la democracia representativa, y un gran número de personas no se ven representadas en los políticos y sus partidos, independientemente de la ideología que sea.

Las redes sociales también juegan un rol importante, al igual que en la Primavera árabe. Por un lado, las redes sociales mejoran las capacidades organizativas de las manifestaciones, aumentan la organización horizontal y el prescindir de liderazgos. Del otro lado, las redes sociales mejoran la difusión de la información y los acontecimientos, y sobre todo, dicen lo que los medios tradicionales de comunicación callan. El ejemplo más notable es Turquía donde sólo los medios internacionales cubrían las protestas. Nada por las pantallas de la televisión nacional turca. El gobierno de Erdogan se ha caracterizado por sus ataques a la libertad de expresión y de prensa, por lo que los medios de comunicación están controlados por el gobierno, lo cual explica el descaro informativo.

Los comunicados de ambos gobiernos presentan una gran diferencia entre sí. El gobierno derechista y conservador islámico de Erdogan calificó a las manifestaciones como un intento de desestabilización y terrorismo. En el lado brasilero, el gobierno fue mucho más cauto, reconociendo que son "reivindicaciones justas" y señalando grupos minoritarios violentos en las manifestaciones. Rousseff ha tomado una decisión más inteligente (y demagógica), ya que intenta disuadir a los manifestantes y demostrar que es innecesario salir a protestar, e incluso planteó la posibilidad de una referendum para una constituyente. Pero algo comparten, y es que casi no hubo palabras en contra de la brutal represión policial.

Contexto Internacional:


El gran problema actual para Brasil es la "demanda China". El bajo crecimiento de EE.UU. y la Unión Europea implica una menor demanda de productos, los cuales muchos son "Made in China". Esto afecta la exportaciones, la producción china y la demanda de materias primas, y al ser Brasil un exportador de materias primas, se está viendo cada vez más afectado por la crisis económica actual. Y por supuesto, como un efecto dominó, esto afecta también al resto de los países latinoamericanos. Desde el punto de vista político, Brasil se ha mostrado como aliado de la izquierda radical latinoamericana, al ser complaciente y hacerse la vista gorda ante distintas situaciones en el lado del hemisferio. De ahí que la izquierda radical latinoamericana, a pesar del justo reconocimiento que les hace personalmente Dilma Rouseff, califican a las protestas como un intento de desestabilización de los grupos locales opuestos al gobierno o del imperialismo yankee. Sin embargo, la política exterior de Brasil es más pragmática que radical, por no decir que hace todo según sus intereses. Así, Brasil observa a los EE.UU. más como un socio que como un enemigo o rival, e igual los EE.UU. hacia Brasil. De hecho, según la palabras del vicepresidente de EE.UU., Joe Biden, hay “una nueva era” en las relaciones entre EE UU y Latinoamérica, y “no hay un socio mejor que Brasil para este empeño” [3]. Esto, por supuesto, con miras al potencial energético que tiene Brasil, y esquivando las balas que representa la inestabilidad política venezolana para el abastecimiento energético estadounidense. Esta relación entre EE.UU. y Brasil es en parte para que EE.UU. aproveche el creciente protagonismo regional que tiene Brasil y, de paso, hacer contrapeso al protagonismo que tiene China en la región.

Turquía, al ser la puerta que separa Occidente de Oriente, es históricamente un punto estratégico desde un punto de vista económico y militar. Del lado económico, si antes era la "ruta de la seda", ahora es la "ruta de los oleoductos y gasoductos[4]". Desde el punto de vista militar, ser la ruta entre Occidente y Oriente también posee gran peso estratégico, pero también el hecho de que tiene una gran cercanía con los países árabes, por no decir petroleros. Por más paradójico que pueda sonar, el gobierno autoritario y conservador islámico de Erdogan es aliado del gobierno -dizque- democrático, liberal y laico de Obama. Pero esto no es sorpresa, porque Turquía, desde la Guerra Fría, ha sido tradicionalmente un aliado de EE.UU., y esto se evidencia en que Turquía es miembro de la OTAN desde 1952. En la actualidad, todavía hay bases estadounidenses en Turquía[5], que en el pasado ya facilitaron la invasión a Irak. De otro lado, Turquía es poco amigable con el gobierno de Al Assad en Siria, lo que lo haría un punto ideal de partida en caso de una posible intervención internacional en Siria por parte de la OTAN. La posibilidad de un cambio de gobierno turco, puede cambiar este escenario, sobre todo porque parte de las exigencias de los manifestantes es el rechazo a la política exterior turca, en especial en el caso sirio, que muchas veces viene cargado con un tono bélico. Y por supuesto, esta situación es muy perjudicial para los intereses del mundo occidental.

Conclusión


Algunos me podrán regañar porque, con mucha razón, dejo muchos factores por fuera en este texto. Pero que a mi criterio esos serían los puntos más relevantes y que afectan a los países involucrados, y sobre todo, los que pueden incidir en las protestas.

¿Qué pasará con las protestas? Lo previsible es que disminuyan con el tiempo, pero eso es algo que lo dirá el tiempo y su población. Su sostenimiento en el tiempo dependerá de la ausencia de liderazgos. La organización horizontal es el fuerte de estas protestas, y la presencia de un liderazgo, reconocido por los participantes, sólo aumenta las posibilidades de los gobiernos para comenzar una negociación y calmar el espíritu de las protestas. Los medios de comunicación tradicionales pueden incidir en esto, ya que suelen salir en búsqueda de voceros que representen a una manifestación, generando así liderazgos artificiales: quien sale más en la TV es el líder la protesta. ¿Por qué es importante la horizontalidad de la protesta? Porque demuestra que se trata de un movimiento social y no de un movimiento político. De hecho, a diferencia de la Primavera Árabe, pocos manifestantes en Brasil están pidiendo un cambio de gobierno, sino más bien mejoras de condiciones y quizás un cambio de actitud de los políticos; sucede lo contrario en Turquía, donde se culpa más Erdogan que al propio Estado. No son manifestaciones revolucionarias -aunque en ellas haya presencia de grupos de izquierda-, sino reformistas, ya que no demandan un nuevo modo de organización política y social. Sin embargo, eso no quiere decir que no pueda tener un final revolucionario, ya que históricamente hay revoluciones que empezaron exigiendo reivindicaciones y terminaron cortando cabezas. Esta posibilidad aumenta con la crisis de la democracia representativa y el modo tradicional de hacer política (la gente no confía en los políticos), que ocurre no sólo en estos países, sino a nivel global.

Las protestas no son propiamente anarquistas, ya que no tienen el contenido ideológico necesario, sin embargo, resultan similares en algunas acciones y preceptos. En las revoluciones liberales el pueblo se dio cuenta de que no se necesitaban reyes para gobernar al país, que podían hacerlo ellos mismos; quizás algún día llegaremos a una revolución donde el pueblo se de cuenta de que podemos organizarnos nosotros mismos sin necesidad de presidentes, primeros ministros y entre otros burócratas de la tendencia política que sea. Para los grupos anarquistas que están por allá, este sería un buen momento para actuar.

NOTAS:
[1]. Trabajadores paralizan obras en estadio brasileño Maracaná: http://spanish.peopledaily.com.cn/31615/8134140.html
[2] Copa Mundial amenaza a indígenas en Brasil: http://www.dw.de/copa-mundial-amenaza-a-ind%C3%ADgenas-en-brasil/a-16084858
[3] Biden: “Brasil es el mejor socio para una nueva era entre EEUU y Latinoamérica”: http://internacional.elpais.com/internacional/2013/05/29/actualidad/1369855815_802752.html
[4] Todos los gasoductos llevan a Ceyhanhttp://www.presseurop.eu/es/content/article/107211-todos-los-gasoductos-llevan-ceyhan
[5] Bases americanas para atacar Irak: http://www.mundoarabe.org/bases_americanas.htm

Víctor M. Camacho

28 de junio de 2013

28 primaveras

Esto es mi dulce intento de "poesía barata", así que te agradecería que lo leyeras como si le recitaras a tu novi@ o como si contaras el dinero de tu salario nuevo (¡Con sentimiento!)


Hasta ahora me he perdido
tus 28 primaveras,
y en esta larga espera
espero pronto encender tus velas.

Me acojo en la esperanza
de tomarte entre mis brazos.
Marcarte en mi memoria,
marcarme entre tus labios.

Algo que siempre me recuerda
al acercarme a la Luna y las estrellas:
Quizás no pisamos la misma tierra,
pero siempre tendremos la misma Luna.

Que no se te olvide:
Hoy te cantan los astros,
los mortales y otros seres...
Pero sobre todo, que yo te quiero.

Con dedicatoria a +MARIA ELIZABETH DEL RIO SERNA por su cumpleaños.

23 de junio de 2013

Gobierneros, Conspiranoia y otras caricaturas


Si algo podemos inferir de las palabras de los gobierneros venezolanos, es que los que se oponen al gobierno o al Estado son muy, pero muy poderosos. En el caso de la oposición venezolana, ésta es como el Coyote y el Correcaminos: El coyote (la oposición) siempre dispone de muchos planes y de todos los medios, todos marca ACME (hecho en gringolandia), desde trampas hasta misiles (y aviones militares) y, a pesar de todo, el coyote nunca consigue lo que quiere (el poder). La oposición -aparentemente- tiene mucho poder, pero simplemente nada se le sale bien. Así es más o menos la caricatura de las conspiraciones exclamadas por el gobierno.

Las conspiraciones se explican en la medida de la desconfianza que tiene la población en las instituciones o autoridades, ya sean públicas o privadas. Es simple: Como desconfiamos de lo que nuestras autoridades o instituciones nos dicen, eso facilita el origen y aceptación de diversas teorías que nos proporcionan "otra cara de la moneda" sobre una determinada realidad. Hay quienes creen que los gobiernos esconden la presencia de los aliens, o quienes dicen que el ser humano nunca pisó la Luna o que hay sociedades secretas que intentan dominar el mundo. Todo es parte de esa desconfianza que tenemos en quienes nos gobiernan.

Estas teorías por lo general suelen venir de los ciudadanos de a pie, sin embargo, hay otras teorías conspirativas que, contrario a lo usual, provienen de los sectores que están en el poder y que tienen un origen o interés muy distinto, pero cuya aceptación puede ser similar, y que no distingue entre "derechas" e "izquierdas".

Un caso muy particular, y para hablar de gobiernos de derechas, podemos tomar el ejemplo del gobierno de George W. Bush. Este gobierno era particularmente paranoico, sobre todo en la llamada "Seguridad Nacional", después de los atentados del 11 de septiembre (del cual muchos creen que fue un atentado del mismo gobierno y entes privados, ya que hay cosas muy cuestionables de lo sucedido). El caso ejemplar era la paranoia de que el gobierno de Irak poseía armas nucleares, y que estas armas podían caer en manos de terroristas islámicos. Pero la verdad era que ni uno ni lo otro: Irak no poseía este armamento y los grupos radicales islámicos no eran muy amigos de Saddam Hussein. Acabada la amenaza de Saddam, EE.UU. se enfrenta a un enemigo fantasma: el terrorismo islámico. Pero luchar contra el terrorismo es como luchar contra las cucharachas: no sabes donde están, donde se esconden, no sabes nada, con la única excepción de que tienen cara de árabes. No es un enemigo que para derrotarlo baste con invadir un país o matar al líder, sino que es una amenaza constante y latente... O al menos eso es lo que se pretende hacer creer. El terrorismo islámico es la versión mejorada de la "amenaza soviética", ya que permite tener a la población en constante alerta, y un pueblo con miedo es más fácil de manejar que un pueblo ignorante (Y el pueblo estadounidense tiene mucho de ambos). El miedo gatilla el instinto social de unión para hacer frente a los problemas, y dado que convenientemente el que "nos protege" es el gobierno, entonces "hay que apoyar al gobierno". Y por allá tenemos los ejemplos de que quienes se oponían a la intervenciones militares en los países árabes eran rápidamente tildados de "apátridas".

Del lado de la izquierda, tomamos el caso venezolano, que como buenos conocedores de las estrategias de manipulación que aplican los yankees, las repiten sin ninguna vergüenza. El gobierno cada vez intenta más enaltecer de un supuesto poderío que poseen sus adversarios pero que en realidad no tienen. ¿Cómo se puede lanzar un golpe de Estado si la oposición no tiene el apoyo de las Fuerzas Armadas ni de ninguna otra institución del Estado? ¿Cómo van a lanzar un golpe si apenas la oposición tiene 2 estados? La más evidente fortaleza que tiene la oposición es que sus números en las elecciones tienen una tendencia en alza, pero más allá de eso es exagerado. Lo último fue la supuesta compra de aviones militares por parte de los opositores, lo cual suena más a un chiste por el alto costo que conllevaría, no sólo económico sino diplomático y militar, ya que se habla de que el ataque vendría de una base de EE.UU. en Colombia, lo cual puede ser tomado como una declaración de guerra por parte de ambos países, y ni EE.UU. ni Colombia tienen interés en llegar a tal extremo. También suenan mucho las supuestos intentos de magnicidio, que son meras especulaciones sin fundamento. Si llamar a protestar por Twitter es generar zozobra, ¿Qué será decir que se quiere asesinar al presidente de la República?

La paranoia, o ese delirio angustiante de estar siendo perseguido por alguien, sería el diagnóstico para el gobierno venezolano. Y ese miedo, al igual que en el caso gringo, genera cohesión entre el chavismo para luchar contra el enemigo común. De ahí que siempre vamos a ver la misma retórica de siempre que apela a la pérdida de los beneficios sociales en caso de una victoria opositora, o de magnicidios, intervenciones militares extranjeras, y entre otras supuestas conspiraciones, lo cual podría ser más o menos cierto, pero eso no es lo que importa, sino la intención de generar miedo. La gente sencillamente no muestra miedo si piensa que el adversario es débil, y la falta de miedo no genera cohesión desde el punto de vista del poder, sino disgregración: cada quien busca sus propios fines personales y no los del colectivo.

No pongo en duda que la paranoia es la mejor creadora de teorías, pero queda evidente que este tiene un interés mas que la simple duda en los que nos gobiernan: la perpetuación de los grupos que nos gobiernan. La duda aplica para todo, y no sólo debemos dudar de nuestras autoridades, sino incluso de aquellas teorías que hablan mal de nuestras autoridades, y no creernos todos las conspiraciones que escuchemos, por más sensatas que puedan parecer (y algunas teorías conspirativas tienen mucho sentido).


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...